Procesos de reciclaje

Ecopilas garantiza que el 100% de las pilas recogidas se tratan en plantas de reciclaje especializadas, obteniendo ratios de reciclado de más del 70% y evitando daños al medio ambiente o la salud que podría provocar una gestión inadecuada de las pilas usadas.

El reciclaje permite el aprovechamiento de las materias primas secundarias que se obtienen de los residuos, que pueden en algunos casos reintroducirse de nuevo en el proceso productivo de pilas y baterías o utilizarse para la fabricación de otros productos.

Primer Paso: La Clasificación

La tecnología para el reciclaje de los residuos de pilas y baterías es distinta según la composición química de los mismos.

Para poder enviarlas a la planta de tratamiento adecuada las clasificamos según su composición química:

Salinas/alcalinas (El 83% del total de los residuos de pilas recogidos) son recicladas en España
Botón (Contenido en plata, alcalinas, posible contenido HG) son recicladas en España
Recargables y litio primario (Litio-ion, Ni.Mh, Ni.CD, Litio primario) son recicladas en plantas de tratamiento europeas
Plomo (Automoción, industrial, portátil) son recicladas en fundiciones en España

En un contenedor de Pilas doméstico, recogemos lo que llamamos un “mix de pilas” en el que podemos encontrar de media la siguiente composición.

Segundo Paso, el reciclaje

Por lo general, el reciclaje de pilas y baterías puede dividirse en dos grandes fases:

Primera fase de trituración o molienda:
En esta fase mecánica los residuos de pilas y baterías se someten a un proceso de fragmentación donde se reduce el tamaño facilitando la separación de los materiales que conforman la pila. Este primer paso permite realizar una clasificación de los materiales obtenidos en función de su composición y posterior envío a procesos específicos.

Los materiales que se obtendrán son:

• Plásticos que serán posteriormente reciclados y se obtendrá grazna de plástico.
• Metales férreos de las carcasas metálicas cuyo destino será la siderurgia para obtener de nuevo acero.
• Fracciones intermedias que serán tratadas en una segunda fase

Segunda fase de tratamientos:
En la segunda fase podemos encontrar dos tipos de tratamientos:

a| Pirometalúrgicos: tratamientos a altas temperaturas que permiten recuperar los metales contenidos en las pilas y baterías por su gasificación y posterior depuración y sedimentación.

Algunos ejemplos:
Hornos Waelz tratamiento del “black mass”, fracción no férrea de las pilas salinas/ alcalinas :

Los hornos de Waelz son instalaciones en las que se tratan residuos de polvos de zinc y otros residuos que provienen de esta industria. Debido al alto contenido en zinc de las pilas salinas/ alcalinas es posible reciclarlas en esta instalación obteniéndose diferentes productos con alto contenido en Zinc y manganeso.

Fundición de plomo: las placas de plomo son sometidas a un proceso de fusión y depuración tras el cual se obtienen lingotes de plomo aptos para ser utilizados de nuevo como materia prima, en la mayoría de los casos para la fabricación de nuevas baterías.

 

b| Hidrometalúrgicos: tratamientos físico químicos que recuperan los metales a través de procesos de disolución con aditivos y posterior concentración o purificación.

Algunos ejemplos:

El black mass (fracción no férrea de las pilas salinas/ alcalinas) puede ser también tratado con esa tecnología, obteniéndose fracciones de alta pureza de Zinc y manganeso.

Como resultado de esta segunda fase, según la tecnología que se esté tratando se obtendrán los componentes químicos que forman las baterías en diversos estados químicos (Zinc, Manganeso, litio, cobalto, plomo, níquel, cadmio…) algunos de ellos vuelven a ser utilizados en la producción de baterías nuevas y otros son destinados a siderurgia u otros procesos.